Reiki

Reiki es una técnica que nos permite despertar conciencia gracias a la armonización de unos centros de energía que se encuentran en nosotros llamados chakras. Estos centros han venido representados como flores de loto en culturas ancestrales como el Budismo y el Hinduismo. Por lo general cada persona tiene por lo menos dos o tres centros desequilibrados. Con la constancia en la práctica conseguimos ir adquiriendo más conciencia y más salud, tanto a nivel mental como físico.

De los distintos tipos de Reiki que existen, el que yo enseño es el Sistema Usui de Sanación Natural (Usui Shiki Ryoho). He incorporado parte del sistema Usui Tibetano ya que es muy parecido (por cierto, por llamarse “tibetano” no significa que tenga su origen en el Tíbet, en realidad fue creado por el estadounidense William Lee Rand, un reikista con larga experiencia).

Debido al conocimiento que tengo en relación al Budismo Tibetano no he podido evitar ver similitudes entre esta filosofía de vida y el Reiki, por lo que en mis talleres me es inevitable exponerlas. Esta perspectiva me hace pensar que el conocimiento y la experiencia que trato de comunicar están especialmente cercanos a la visión que debió de dar el propio maestro Usui ya que, recordemos, era budista. No está de más puntualizar que la verdadera intención del Budismo es de la abrir la mente y el corazón de todos los seres al conocimiento directo de la Verdad; despertar conciencia. Ese mismo objetivo debería de ser el de los practicantes de Reiki.

Reiki se enseña en un total de 4 niveles (cada uno en un fin de semana). Los tres primeros es para tu formación como terapeuta y el cuarto es el nivel de la Maestría, por si deseas enseñar.

Un poco más sobre Reiki

En la actualidad han ido surgiendo muchos estilos de Reiki. Recientemente leí por internet sobre una mujer que aseguraba tener conocimiento de más de 300 estilos. En mi opinión, no voy a entrar en juzgar acerca de si todos estos estilos son válidos o no, pero si quiero dejar claro que la esencia del Reiki es la misma en cada uno de ellos y más allá del estilo de Reiki que practiques, lo que principalmente determinará que tengas unos buenos resultados es tu constancia en la práctica y tu devoción. Yo personalmente trabajo el estilo tradicional (Usui Shiki Ryoho), considerado el más próximo a sensei Usui, el padre del Reiki, aunque he introducido símbolos de otros estilos y complemento mis sesiones (tanto iniciaciones como terapias) con otras medicinas vibracionales como por ejemplo los cuencos de cuarzo.

Para terminar, quiero aclarar algo que está muy extendido en Reiki y no comparto en absoluto (probablemente algunos instructores de Reiki no estarán de acuerdo conmigo, aunque creo que cada vez menos). Reiki ha sufrido una “cristianización” en muchos aspectos y creo que toca poner un poco de luz en el tema. Hoy día, a pesar de que hasta hace bien poco han habido dudas al respeto, sabemos con certeza que el sensei Mikao Usui, considerado el padre del Reiki, fue budista y no cristiano como por desgracia muchos instructores han venido enseñando. Esta immersión de la religión cristiana o católica en Reiki ha sido tan exagerada que incluso en muchos casos se ha y se está dando una equivocada interpretación a algunos símbolos (que como bien saben los iniciados son la esencia de esta técnica, disciplina o como se le quiera definir). Por ejemplo, se dice que el símbolo que se utiliza para enviar la energía a distancia es una representación del descenso de Cristo de la cruz. No hace falta tener grandes nociones de japonés para saber que este símbolo, como también el símbolo de la felicidad, son kanjis, es decir, caracteres de la escritura japonesa. Y concretamente estos kanjis no tienen nada que ver con Jesús o con la Santa Cruz. A partir de aquí, quien quiera dedicarse a buscar caras o interpretaciones subjetivas a estos caracteres… Personalmente, creo que es una creencia errónea.